MADERA TRATADA EN AUTOCLAVE

.

  • Tratamiento preventivo y curativo de la madera.
  • Evite grandes movimientos por cambios de humedad.
  • Incremente la resistencia frente a los agentes atmosféricos.
  • Proteja la madera contra todo tipo de insectos y hongos xilófagos.
  • Aumente la durabilidad y el comportamiento de todo tipo de maderas.
  • Elimine infecciones de carcoma, polilla y termitas de sus muebles.
  • No altera el color natural de la madera (tratamiento incoloro), ni degrada metales o plásticos.
  • Utilice la madera tratada como elemento estructural reduciendo el riesgo de debilitación.
  • Aumente sus ganancias reduciendo gastos en reparaciones y reajustes.
  • Añada valor y categoría a sus trabajos con madera tratada.

MADERA TRATADA:

” …DESCUBRA LA SOLUCIÓN MÁS ECONÓMICA Y EFICIENTE PARA TODOS SUS TRABAJOS EN MADERA.”

Introducción.

La madera, como toda materia viva, por su naturaleza degradable, precisa una serie de tratamientos preventivos para evitar, o retrasar en la mayor medida de lo posible, los ataques que puede sufrir por mohos, hongos e insectos así como por los agentes atmosféricos.

Sistemas de tratamientos.

Existen varios tipos de tratamientos, que independientemente aplicados o combinados entre sí, nos van a dar una protección más o menos intensa. Ésto sólo se puede realizar conociendo y teniendo los productos y medios adecuados, todo ello aplicado bajo un asesoramiento experto. Éstos tratamientos son:

· Tratamiento superficial: aplicando con brocha o pulverización de gota gruesa Corpol Fondo Protector y Corpol Lasur Decorativo. Principalmente es una protección contra los rayos UV del sol.

· Tratamiento en profundidad: aplicado en túneles por sistema de doble vacío, donde toda la albura de la madera puede quedar tratada. Este es un tratamiento contra hongos e insectos xilófagos , y con estabilizantes dimensionales.

Teniendo en cuenta estos tipos de tratamiento, tenemos que considerar que el tipo de protección más avanzado que hoy en día se puede aplicar a la madera, sería una combinación de éstos: un tratamiento en profundidad, y posteriormente un tratamiento superficial. Esto es:

· Tratamos la madera en un autoclave de doble vacío, con el cual aplicamos en profundidad una serie de protectores ante los citados agentes bióticos, y componentes hidrofugantes y estabilizantes. Estos últimos ralentizan la velocidad de los movimientos de la madera dificultando la absorción de humedad y permitiendo la expulsión de lo poco que absorba antes de que se produzcan grandes movimientos.

· Aplicamos Fondo Protector y Lasur Decorativo que nos eviten la posible deslavabilidad de algunos de los compuestos anteriormente aplicados y además la protejan contra agentes destructores abióticos, como las radiaciones ultravioleta e infrarrojas, así como de las variaciones de humedad.

¿En qué consiste la madera tratada en autoclave?

A día de hoy, el tratamiento en autoclave es el más avanzado y el que mayor protección nos ofrece debido fundamentalmente a que hacemos penetrar protectores dentro de la madera, cosa que, hasta que apareció este método, nos teníamos que limitar a aplicarlos superficialmente y una vez que cualquier agente lograba traspasar esta capa superficial, la madera quedaba sin protección.

En el tratamiento con autoclave introducimos la madera en un túnel de vacío (el autoclave), y hacemos un vacío inicial en el cual sacamos el aire de la madera y abrimos la célula. A continuación cubrimos la madera con Corpol IF y una vez empapada la madera vamos deshaciendo el vacío mientras se continúa introduciendo Corpol en el autoclave, así la madera va absorbiendo el líquido con más intensidad. Cuando hemos alcanzado la presión atmosférica, realizamos un vacío menor para escurrir la madera y así facilitar el secado de los disolventes y reducir el tiempo para poder dar el acabado final al producto terminado.

¿Qué líquido introducimos?

Cada empresa con planta de autoclave puede optar por introducir diversos tipos de líquidos, desde pinturas y barnices hasta potentes protectores.

Hoy en día Maderas Hermanos Guillén aplica un producto que cumple todas las normas europeas establecidas y posee su registro en la D.G.S.P., por lo cual dentro del marco legal de la fabricación y distribución de éste podemos trabajar tranquilos.

Este impregnador tiene las siguientes características:

· Es un fungicida para la madera frondosa de interior, difícilmente deslavable para maderas resinosas.

· Es un insecticida preventivo y curativo contra lyctus, anóbidos, capricornio y termitas.

· El antitermita preventivo no es deslavable.

· Su cuidada composición consigue una mayor penetración y una evaporación más lenta, para mejor fijación de las materias activas.

· Incorpora coadyuvantes que confieren a la madera un poder repelente al agua y mejoran notablemente la estabilidad dimensional de la madera.

· Es compatible con todos los barnices habituales y ceras, así como con las colas (excepto las caseinas, ya en desuso).

· Es incoloro, por lo que la madera conserva su color original y no mancha.

En cuanto a su actividad frente a los agentes destructores de la madera, Corpol IF, es un producto que demuestra su calidad con ensayos de eficacia realizados en laboratorios independientes. Valga mencionar entre otros:

· “Determinación de la estabilidad dimensional en la madera tratada con productos protectores e hidrófugos” según norma UNE 56541:1977, dando como resultado favorable al conseguir una estabilidad superior al 70% y reduciendo su higroscopicidad respecto a la misma madera no tratada.

· “Protectores de la madera. Determinación del umbral de eficacia contra Reticulitermes santonensis de Feytaud. Método de laboratorio” según norma EN 117:1989, resultando eficaz contra éste, el género de termitas existente en toda España.

· “Protectores de la madera. Método de ensayo para la determinación de la eficacia preventiva contra los hongos basidiomicetos destructores de la madera. Determinación de los valores tóxicos” según norma EN 113:1996, considerándose eficaz contra todas las cepas de hongos ensayadas.

¿Por qué debemos tratar la madera?

En pautas generales, porque el incremento de precio de tratar le madera es despreciable, sobre todo si lo comparamos con los grandes beneficios que le aportamos.

Alargamos el perfecto estado de la madera durante mucho más tiempo.

Estabilidad dimensional:

Según ensayos en centros de investigación tecnológica, la madera tratada ha conseguido superar el 70% de estabilidad, que es el valor mínimo especificado por la norma UNE 56541:1977.

Esto nos beneficia a la hora de tener muchos menos problemas en los cambios de humedad ambiental reduciendo en gran medida la aparición de rajas, torsiones, mermas e hinchazones y evitando también que las juntas ensambladas no estén sometidas a esfuerzos perjudiciales.

Mermas en una tarima no tratada:

Los recubrimientos de pintura o acabados posteriores al tratamiento se mantendrán uniformes -sin grietas ni descamaciones- durante mucho más tiempo debido a la estabilidad de la superficie donde están adheridas. Esta situación es muy acusada también en las uniones.

Conferimos a la madera un carácter hidrófugo, así es menos susceptible a cambios de humedad, lluvias, etc.

Evitamos que nuestro trabajo en madera se convierta en un manjar para insectos y hongos xilófagos, es decir, no le ataca ni la carcoma, ni las termitas, ni se producen mohos, azulados, etc.

En el caso de trabajos infectados de carcoma o termitas, tales como muebles de anticuario, etc, aniquilamos y prevenimos la futura aparición de estos insectos, debiendo decapar antes el mueble para la correcta absorción del Corpol.

Si utilizamos la madera como elemento estructural, por seguridad debemos tomar todas la precauciones posibles, es decir, no podemos arriesgarnos a un desplome de una estructura producido por agentes destructores de la madera ya que los daños económicos y personales pueden llegar a ser impensables.

Daño producido en estructura de madera:

Reducimos costosos gastos en reparaciones tanto de reajustes de mueble nuevo como de rehabilitaciones futuras.

Evite costosas rehabilitaciones:

Manteniendo su madera como el primen día:

¿Jamás ha tenido que perder uno o varios días para reajustar un trabajo recién instalado?

¿Sabía que una rehabilitación, en muchos casos puede llegar a ser más costosa que la realización original del trabajo?

Con el tratamiento en autoclave aportamos un valor añadido y categoría a nuestros trabajos en madera.

¿Qué acabados superficiales podemos aplicar?

El tratamiento en autoclave  es compatible con todo tipo de acabados, si bien cabe resaltar que hoy en día hay en el mercado productos que van a cuidar el aún más el aspecto de nuestra madera tratada.

Éstos son los lasures, con unos componentes más finos y de mayor penetración, fijación y persistencia:

Corpol fondo Protector y Corpol Decorativo:

Si bien ambos tienen propiedades similares al líquido del autoclave, estos productos potencian las protecciones ya citadas, reducen la posible deslavabilidad de alguno de sus componentes y dotan a la madera de una protección contra agentes solares (rayos UV e infrarrojos), lo cual se consigue con la pigmentación. Estos pigmentos son muy poco arenosos y se extienden uniformemente sobre la superficie dificultando dejar zonas más pigmentadas que otras.

Las grandes ventajas de Corpol Decorativo frente a los barnices tradicionales son las siguientes:

  • Es un acabado a poro abierto, con lo cual no crea película, permitiendo transpirar a la madera y dejando salir el vapor de agua, evitando la aparición de escamas, grietas o desconchones en la superficie, lo cual aparte del daño estético que ocasiona, origina la proliferación de hongos del azulado, mohos, … entre la madera y el barniz.
  • Aplicación a brocha o pulverización.
  • Gran rendimiento por litro: 10-16 m2 .
  • Tiene una durabilidad de unos 2 o 3 años en condiciones normales, y cuando necesitemos repintar, no necesitaremos acuchillar la madera. Simplemente con limpiar la superficie podremos aplicar sucesivas manos.

Clases de Riesgo.

Dependiendo de las condiciones a las que va a estar expuesto el trabajo, definiremos distintas clase de riesgo, en base al cual, realizaremos el tratamiento en autoclave:

Clase de Riesgo 1

Situación en la cual el elemento está bajo cubierta, completamente protegido de la intemperie y no expuesto a la humedad.

Clase de Riesgo 2

Situación en la cual el elemento está bajo cubierta y completamente protegido de la intemperie, pero en la que se puede dar ocasionalmente una humedad ambiental elevada (la humedad ambiental elevada puede conducir a una humectación ocasional pero no persistente).

Clase de Riesgo 3

Situación en la que el elemento se encuentra a descubierto pero no en contacto con el suelo. Puede o no estar permanentemente expuesto a la intemperie, pero en cualquier caso, sometido a una humidificación frecuente.

MUY IMPORTANTE:

Para una Clase de Riesgo 3 es imprescindible una penetración y retención de al menos 6 mm por cada una de las caras en unos casos y hasta el 100% de la albura en otros. Ésto sólo es posible mediante un tratamiento en autoclave y no en todas las especies de madera, como el abeto. Dicho esto, los protectores superficiales, como los lasures, aceites y barnices, aunque contengan insecticidas y fungicidas, no son efectivos para cubrir todos los ataques a una madera en esta situación. Sólo protegen principal y efectivamente contra el sol y precisan de mantenimiento periódico.

 

OBLIGATORIEDAD DE LA CUALIFICACIÓN DE LOS PROFESIONALES
DEL SECTOR DEL TRATAMIENTO DE MADERA

Tras la publicación del Real Decreto 830/2010  por el que se establece la
normativa reguladora de la capacitación para realizar tratamientos con biocidas
a partir del 15 de julio de 2010 es obligatorio que todos los profesionales cuya
actividad es la protección de la madera mediante el uso de productos biocidas,
es decir, los denominados protectores de la madera  TP 8  Productos
empleados para la protección de la madera, desde la fase del aserradero
inclusive, o los productos derivados de la madera, mediante el control de
los organismos que destruyen o alteran la madera.  En función de las
responsabilidades de los profesionales del sector deberán distinguirse dos
modalidades de cualificación una  básica de 25 h de formación destinada al
personal que realiza los tratamientos biocidas de manera preventiva o curativa,
y otra de 80 h para la cualificación de los responsables técnicos, que será
necesario para todas las empresas puesto son los responsables de los
tratamientos, manejo y uso de los biocidas.